lunes, 21 de septiembre de 2009

¡No, no!

Definitivamente no estoy tan loca como parezco.

Es inevitable no pensar. Ojalá lograse dejar la mente en blanco tan sólo un rato…
Yo puedo tolerar todo mi alma es la que no soporta ya. Mi gran fallo es que sólo pienso en el bienestar de los demás, mi bienestar no existe. Con mis problemas yo lo único que hago es remover, remover, echarles condimentos y hervirlos (mi cabeza hierve, literalmente). Pero alguna que otra vez, logro sacar lo removido y comer, tragar y digerir. Otras veces no. Otras veces, comienzo a comer pero, no me pasa de la garganta. Ya otras veces tan sólo llego a la etapa de hervir y lo abandono para hervir otra cosa (y se van acumulando problemas). Sé lo que quiero pero, algo me impide proseguir y claramente desconozco ese algo. No me dejo guiar por mi pasado, yo ya sólo pienso en el futuro, en lo que tendré que hacer dentro de un minuto. No me arrepiento de nada de lo que hice anteriormente, lo hecho, hecho está y yo pensé obviamente antes de actuar pero, también sé que hago cosas sin pensar y cosas que no puedo controlar. Reconozco que mi vida no es mala para nada, soy yo la que no sabe vivirla, no sabe aprovecharla. Pasan los días, pasan las horas y yo lo único que intento es que mis fallos sólo me traigan consecuencias negativas a mí misma, que no salpique a nadie un error mío, aunque claramente en ocasiones es imposible. SOLA ENTRE LA MULTITUD que me rodea, cada día estoy más de acuerdo con eso que dicen que tan sólo los locos saben vivir. Siempre hay algún problema que resolver, siempre hay algo en que pensar, siempre algo cocinándose en mi cabeza hay! Sé que algún día todo cambiará (no mi vida) (dejaré de cocinar tanto) y entonces pensaré que tardé en digerir, ¡sí! pero, logré tragar al fin.

2 comentarios:

  1. Cuando algo se atraviesa....hay que hacerlo pasar. Suerte!

    ResponderEliminar
  2. Espero que encuentres esa paz interior que buscas :)
    Suerte!

    ResponderEliminar